Tompkins usa los recursos para vender bonos de carbono


El empresario Douglas Tompkins vendería bonos de carbono utilizando una empresa propia de generación eléctrica en Chubut. Además el proyecto se instalaría en una zona considerada de amortiguación del programa de conservación del medioambiente en la región patagónica. Se trata de la Reserva de Biosfera Andina Norpatagónica que abarca 4.700.000 de hectáreas. El denominado Corredor Ecológico Andino Norpatagónico, con 2.370.000 hectáreas en territorio argentino y 2.296.795 hectáreas en Chile, podría verse afectado por la instalación de muchas centrales de este tipo ya que cuenta con la caracterización de recursos apropiados.
La reserva Biosfera involucra a los parques nacionales Lanín, Nahuel Huapi, Puelo y Alerces; y a las reservas provinciales Lago Escondido, Río Azul y Paisaje Protegido Río Limay, de Río Negro.
En Chubut, a las reservas provinciales Cerro Currumahuída, Río Turbio, Cuartel Forestal Lago Epuyén, Reserva forestal Lago Cholila, Cerro Pirque, Lago Baguilt, Huemul, Nacientes del Río Hielo, Lago Guacho y las Horquetas.
El   proyecto  además contempla participar del programa de generación de  bonos de carbono de acuerdo al Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL) del   Protocolo de Kioto. El Mecanismo de Desarrollo Limpio es un acuerdo suscrito que permite a los gobiernos de los países industrializados y a las empresas  suscribir acuerdos para cumplir con metas de reducción de gases de efecto invernadero invirtiendo en proyectos de reducción de emisiones en países en vías de desarrollo. Douglas Tompkins es controversial en las decisiones que toma y forma parte del pool de extranjeros que compran tierras situadas en  recursos naturales considerados como estratégicos.
Ahora el magnate convertido a ambientalista quiere aprovechar la corriente de un río para generar energía. Además lo haría con una empresa propia Baguilt Energía S.A. El proyecto de aprovechamiento  hidroeléctrico de pasada Arroyo  Baguilt, en Trevelin, Chubut, consiste en la instalación de una mini-central hidroeléctrica de pasada en el cauce del arroyo Baguilt, destinado a la generación de energía eléctrica. Si bien se trata de no represar y cuenta con  la aprobación de  la Secretaría de Energía de la Nación, los vecinos se oponen. La empresa ya ha iniciado el trámite de solicitud del derecho de uso del agua para fines energéticos en el Instituto Provincial del Agua (IPA) de Chubut.

La energía generada por la central será destinada a la red eléctrica interconectada, en el marco del plan Energía Plus que promueve la Secretaría  de Energía de la Nación, para la instalación de nuevas fuentes de generación  de energía renovable.