Costoso pasivo ambiental en Calilegüa por explotación petrolera


Es de por sí un despropósito que dentro de un Parque Nacional –protegido por ley- se encuentre una explotación petrolera. Más aún si esos pozos –entre 20 y 24- puedan dejar un pasivo ambiental millonario en dólares.
Es lo que pasa en Calilegua, en la provincia de Jujuy, donde a la sombra del impactante paisaje de la Selva de Yungas –selva de alturas- los pozos que se encuentra dentro del Parque Nacional deberían remediarse a un precio de entre 600 mil y u millón de dólares por pozo, según denunció el diputado provincial Pablo Baca.

Además, de acuerdo a lo señalado por Baca, se sumarían otros gastos “extras” –como caminos e instalaciones- que generan  “un pasivo ambiental de costosísima remediación, que provoca accidentes ambientales, porque están expuestos a comenzar a perder, como de hecho sucede en algunos pozos, y cuando lo hacen esto aparecen metales, agua salina, hidrocarburos, e ir remediando este gran pasivo ambiental es parte de las obligaciones del concesionario, aunque los gerentes que trabajan en la planta manifestaron no en este momento un plan de remediación de ese pasivo”.

“Por la rentabilidad que se manifiesta y por el enorme costo que significa la remediación de los pozos abandonados”, señaló Baca, “esta no parece ser una tarea que pueda llevarse a cabo exitosamente, uno no puede tener un pronóstico de que esa tarea se hará por lo menos en las condiciones actuales, de hecho, cuando los Guardaparques plantearon la situación del Pozo 14, que está perdiendo y se convierte en una trampa para animales que podrían ir a beber en las cercanías, una de las medidas que se solicita en si misma parece costosa y se demora la ejecución, de modo que, si bien lo que es la explotación está recibiendo inversiones, el contexto global de la situación da cuenta de un pasivo ambiental que será de costosa reparación y que todavía no está claro quién lo reparará, ni cuando”.