Alemania determina su apagón nuclear para 2022

Después de idas y vueltas y de Fukushima, la canciller alemana, Angela Merkel, ha logrado un acuerdo político para fijar en 2022 el apagón nuclear alemán. Más de 160.000 manifestantes este fin de semana pidieron la desconexión inmediata de los 17 reactores nucleares alemanes. Por su parte Merkel ha conseguido el apoyo de todos los líderes regionales de su partido, un hecho que pocos hubiesen vaticinado hace sólo unos meses, para llevar a cabo un abandono acelerado de la energía nuclear. Y también ha salvado los obstáculos de última hora que habían surgido en la coalición con los liberales, que acababan de renovar su directiva y cuyos nuevos líderes deseaban distanciarse de la aventura antinuclear.

Merkel dejó abierta una puerta que permitirá dar marcha atrás al proyecto en caso de crisis energética y ha accedido a dejar dos centrales nucleares en situación de 'stand by'. El costo sube a la cifra de  40.000 millones de euros.

Otro de los temas es que los países limítrofes podrían construir reactores para producir y vender energía a Alemania.

Sin este tipo de aportaciones externas, y a pesar de la poderosa inversión que planea inyectar el Gobierno alemán en el mercado de las renovables, hay quien cree que Alemania sufrirá, cuando sigan desconectándose reactores, cortes eléctricos y problemas de suministro.