La cháchara de la UE

Los jefes de Estado y de gobierno de la Unión Europea (UE) fijaron ayer en una cumbre en Bruselas el 30 de octubre como plazo para decidir acerca de cómo el bloque debería repartir la carga financiera de la lucha contra el cambio climático en países pobres. Esta discusión viene desarrollándose desde hace meses ya que no hay un acuerdo en la cantidad y destino de las remesas.  
Tras una breve discusión, los líderes europeos aprobaron un borrador de una declaración en la que afirman que están "preparados... para tomar las decisiones apropiadas en todos los aspectos del financiamiento del (cambio climático) en la reunión de octubre (de la UE)", informaron fuentes diplomáticas. O sea se están preparando. 

Expertos de la UE estiman que para 2020 los países desarrollados deberán pagar unos 100.000 millones de euros (139.400 millones de dólares) por año para ayudar a las naciones emergentes y en vías de desarrollo a enfrentar el cambio climático.
Asimismo indicaron que países con economías en crecimiento, como China e India, deberían ayudar a respaldar a los países más pobres del mundo, que son también los más vulnerables a los efectos del calentamiento global. Tanto China e India acrecentaron sus emisiones debido a la actividad industrial.
Sin embargo, existe una disputa acerca de la medida en que cada país miembro debería contribuir a los fondos. Los diplomáticos señalaron que se llegará a un acuerdo "a tiempo" para las decisivas negociaciones que se llevarán a cabo en diciembre en Copenhague en la Conferencia de la ONU sobre Cambio Climático.
Dinamarca encabeza un grupo de países que sostienen que la UE debería usar la fórmula que sea acordada en la Conferencia de Copenhague para el resto del mundo.
Sin embargo, Polonia dice que la UE debería usar una fórmula diferente basada en la fortaleza económica de cada país. Esto reduciría el pago del ex país comunista, que es uno de los más contaminantes de Europa, debido a que basa la generación de energía en el carbón, pero tiene una economía relativamente pequeña.